EL FALLO DE LA HAYA

jueves, 20 de marzo de 2014

Uno de los temas pendientes que ha enfrentado constantemente a Perú y Chile, desde la Guerra del Pacífico (1879) hasta hoy, ha sido el diferendo marítimo. Ante esto, nuestro país elevó sus argumentos a un ente externo para que determine y dé por finalizado el asunto. Es así que el 27 de enero de 2014, la Corte Interamericana de Justicia de La Haya  dio a conocer su fallo, hecho que  produjo distintas opiniones a nivel nacional. Para la clase política y para la prensa, nuestro país habría logrado su objetivo; en cambio, para un reducido grupo de compatriotas, el Perú se habría llevado la peor parte. En ese sentido, asumo que el dictamen favoreció a Chile.

Digo que el veredicto favoreció al vecino país del sur, porque en las ochenta millas marítimas que se le otorgó a perpetuidad se encuentra la mayor parte de concentración de anchoveta, una especie de pescado que tiene mucho valor en el mercado mundial. Además, de todo ese espacio marítimo no solo puede extraer pescado, sino petróleo, gas, entre otras riquezas que muy bien puede aprovecharlas, gracias al avance científico-tecnológico.  Ahora bien, a un país como el nuestro que le otorgan un espacio rodeado de tiburones, potas y otras especies marinas no significativas para la dinamización de su economía, solo habrá ganado agua y un poco de consuelo. Pese a ello, lo curioso es que casi toda la prensa nacional, incluido el Presidente, asumen que hemos ganado la contienda.

Por otro lado, en términos de Ignacio Walker, excanciller chileno, los peruanos celebran el hecho de tener un territorio que Chile nunca quiso. Así, en tono sarcástico, manifestó: “Nosotros jamás solicitamos ni un metro de eso porque no tiene ninguna experiencia práctica”. Repito, si la balanza se hubiese inclinado a favor nuestro, Perú tampoco hubiese ganado nada, ya que históricamente ese espacio le correspondía; en consecuencia, solo habría recuperado su espacio marítimo. ¿Entonces de qué ganancia o beneficio hablan quienes dirigen nuestro país?

En conclusión, el dictamen de la Haya terminó favoreciendo al vecino sureño, al otorgarle perpetuamente el espacio marítimo, en cuyo perímetro se ubica la mayor producción de especies marinas.  Por su parte, Perú solo recuperó un triángulo en altamar que estaba en dominio chileno, pero que ellos jamás reclamaron. Solo se espera que con este último acontecimiento las divergencias tanto marítimas como territoriales hayan terminado, a fin de no seguir reduciendo nuestros espacios territoriales ni marítimos.

Categorías de productos

Etiquetas del producto