POESÍA DE ALCIDES TINEO TIQUILLAHUANCA

MIRACIEGO
Caminas lento
tus piernas hechas astillas
la Virgen tiende su diestra
Miguel Ángel pinta su cuadro
de Jesucristo sobre la espada.

Mantos blancos cubren tu rostro
almas muertas lloran desnudas
vierten agua tus ojos ciegos
sobre las sábanas de nieve.

AMANECIÓ DE NOCHE
¡Explosión minera!
corre alacrán a tu escondite
revienta el rayo sobre la nube
caen cristales a pedacitos
el alba se vuelve negra
muerde manzanas si tienes hambre.
¡Cuidado!
Dios está despierto.

LLORREÍ
Patos rojos
cisnes negros
lagartos blancos
lloran hambre
tragan sed
ríen fuego.

MARIAESTHER
Luzbel llegó temprano
la Virgen sufre y llora
yo no sé ni qué hacer
al ver su corazón enrojecido.
Esther pálida y durmiente reza su rosario
la Virgen también reza
contempla y pide a su Dios que le hable al oído
pero ellas son apenas un montón de ceniza.

*******************************************

INELUCTABLE a los retratos avanzan la estupidez y la escoria
Mentes perforadas se maquillan para salir en las pantallas
Los burdeles se parecen a colmenas de abejas iracundas
El estulto espera grandes cambios en enero como si fueran estaciones
Fábricas y trenes se desploman con el alza de los precios
Rostros de almanaques solo ríen en los quinquenios
Sordomudos saludan al futuro presidente
Los robots desplazan a los hombres
El recolector siempre olvida llevarse la basura de la tele
Se agudiza el daltonismo en los pilotos con el ámbar del semáforo
Como la coima está de moda todos conjugan ese verbo
Personajes frivolescos invaden las novelas de este siglo
Las puertas tartareanas se abren y se cierran
Entre sangre y erotismo se erigen los grandes telediarios
Nadie sabe si la tierra gira a la derecha o a la izquierda
Aún somos niños para celebrar la independencia.

 

LA TRAGEDIA sobrepasa realidades escondidas
Duelen las luces en los cestos llenos de migrañas
Ejércitos de viejas carabinas salen del teatro
Los peritos llevan cemento y diazepán en sus reportes
Bolas gigantescas ruedan sobre niños maniquíes
Buses guardan los misterios de una dama en sus bodegas
Finaliza la escena de pintura de machetes
Gavilanes juegan con el aire a su antojo
El león y la gacela apuestan entre garras y cogote
Espantajos se mueven en la sombra de la luna
Canta el gallo su alegría en la hondonada
Hace un mes que los chacales no reciben un bocado
El niño y la niña llevan sus cuentos a la luna.

 

EL sufragio elige carteristas corredores vendepatria
De rojo vivo aparecen titulares vendesangre
De rebote llega la maldad a los audaces camaleones
Embarcaciones subterráneas se desvían del objetivo
La tinta se derrama y las ideas se esfuman de los cuerpos
Los candados se distancian de las garras del león
La leona falla su estrategia a falta de sus uñas
Tiburones driblean a los dardos y a las flechas
La porción de la carnada aumenta con el engorde de los peces
El anzuelo se rompe con la fuerza de la ley y la costumbre
La yacija se traga a los cuerpos del destino
Se sustraen tejidos adiposos del bizarro en los rituales
Blancos proyectiles juegan con la bolsa en los mercados
El país desvalijado sigue siendo adolescente

 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *